01 Marzo 2021

  

IMPUESTO SOBRE LAS VIVIENDAS DESOCUPADAS

FISCAL

El impuesto sobre las viviendas vacías grava el incumplimiento de la función social de la propiedad de las viviendas por el simple hecho de permanecer desocupadas de manera permanente. Su ámbito de aplicación es el territorio de Catalunya y únicamente afecta a las persones jurídicas propietarias de viviendas vacías sin causa justificada durante más de dos años.
Constituye el hecho imponible de este impuesto la desocupación permanente de una vivienda durante más de dos años sin causa justificada.
La acreditación que una vivienda está ocupada, si su propietario dispone de un título, como el de alquiler o cualquier otro análogo, que habilita la ocupación y se puede justificar documentalmente por cualquier otro medio de prueba admisible en derecho.
El cómputo del periodo de dos años a que se hace referencia, se inicia a partir de la fecha en que la vivienda está a disposición del propietario para ser ocupada o para ceder su uso a un tercero, y no existe causa alguna que justifique la desocupación. Es imprescindible que, durante estos dos años, el sujeto pasivo haya sido el titular de la vivienda de manera continuada.
En el caso de viviendas de nueva construcción, se entiende que existe disponibilidad a partir de tres meses a contar desde la fecha del certificado de final de obra para poder ser ocupado.
Se interrumpe el cómputo de los dos años, si durante un período de seis meses continuados, la vivienda ha estado ocupada.
Las causas justificadas de desocupación de una vivienda:
a) Que la vivienda sea objeto de un litigio judicial pendiente de resolución en cuanto a su propiedad.
b) Que la vivienda se deba rehabilitar, de acuerdo con la definición del artículo 3 de la Ley 18/2007, del 28 de diciembre, del derecho a la vivienda. En este caso, las obras se deben justificar con un informe emitido por un técnico con titulación académica y profesional que lo habilite como proyectista, director de obra o director de ejecución de la obra en edificaciones residenciales de viviendas, que tendrán que indicar que las obras son necesarias para que la vivienda pueda tener las mínimas condiciones de habitabilidad que exige la normativa vigente. Solo se puede alegar esta causa en un único período impositivo, y se puede ampliar a un segundo ejercicio, siempre que se acredite que las obras se iniciaron durante el primero.
c) Que la vivienda, previamente a la aprobación de esta ley, se encuentre hipotecada con cláusulas contractuales que inhabilitan o imposibilitan destinarlo a un uso diferente al que se había previsto inicialmente, cuando se otorgó la financiación, siempre que el sujeto pasivo y el acreedor hipotecario no formen parte del mismo grupo empresarial.
d) Que la vivienda se encuentre ocupada ilegalmente y el propietario lo pueda acreditar documentalmente.
e) Que la vivienda forme parte de un edificio adquirido íntegramente por el sujeto pasivo en los últimos cinco años, para rehabilitarlo, y siempre que tenga una antigüedad de más de cuarenta y cinco años, y en viviendas ocupadas que hagan inviable técnicamente iniciar las obras de rehabilitación.

Este nuevo impuesto tiene una periodicidad anual ( se devenga en fecha 31 de diciembre de cada año) pero se liquida y se ingresa entre el día 1 y 20 del mes de marzo siguiente.